Cinco preguntas en la previa del Superclásico argentino
Artículos en Español

Cinco preguntas en la previa del Superclásico argentino

El domingo, cuando River Plate reciba a Boca Juniors por la jornada 14 de la Liga Profesional de Fútbol, tendremos una nueva edición del partido más importante del fútbol argentino.


Los dos equipos se han enfrentado con mayor recurrencia en los últimos años, aunque mayormente lo han hecho en competencias continentales o en partidos a eliminación directa por copas locales. En efecto, será la primera vez, desde el empate cero a cero de septiembre de 2019 (fecha 5 de la Superliga 19/20), en que se vean las caras en el marco de una competencia tipo liga. Es una oportunidad ideal para analizar los datos de cómo llegan uno y otro al que puede ser el partido bisagra de su temporada.

1. ¿Quién se queda con la pelota?

Desde que Marcelo Gallardo asumió la dirección técnica de River, el equipo Millonario aparece generalmente entre los equipos de mayor posesión promedio de la Liga Profesional Argentina. Este torneo no es la excepción y River, con 64.5%, lidera el ranking tenencia por partido. Boca, del otro lado, tiene una media de 58.2%, que se eleva a 59.9% (4° en la LPF) si tomamos en cuenta solamente los partidos desde la asunción oficial de Sebastián Battaglia como entrenador.

Superclásico posesión
River lidera el ranking de posesión por partido en la actual LPF.

Ambos equipos muestran una tendencia a tener más la pelota que su rival, pero vayamos un paso más allá: ¿Cómo es la posesión de uno y otro equipo?

River hace de la tenencia una estrategia recurrente: de los 26 equipos del campeonato argentino, es uno de los dos que promedia más de 50% de posesión cuando está al frente en el marcador (60.3%; seguido por Rosario Central, que pasa apenas el corte con 50.3%). Este indicador muestra algo que es evidente en los partidos del Millonario: busca el protagonismo con el dominio de la pelota más allá de cómo va el resultado.

Boca es diferente. Bajo la gestión de Battaglia tuvo mayor posesión que sus rivales en siete de los ocho partidos disputados (incluyendo el juego por Copa Argentina ante Patronato que incluyo el récord de 77% de posesión). Sin embargo, muestra comportamientos dispares en función del resultado: el 63.1% en cuando el partido está empatado o el Xeneize va perdiendo y 48.6% cuando va adelante en el marcador.

En los Superclásicos, sin embargo, el análisis es peculiar. De los 23 encuentros que protagonizaron ambos equipos en todas las competencias desde que Gallardo es el DT de River, solamente en cuatro ocasiones el vencedor también fue el que tuvo más tiempo la pelota: dos veces River y dos veces Boca. En ocho oportunidades el triunfador cedió el manejo del balón. El resto de los choques terminaron en empates.

Los datos de Playing Styles desarrollados por Stats Perform sirven para hacer un estudio más profundo acerca de la tenencia de estos dos clubes. River es el equipo de la LPF que más tiempo realiza la llamada “posesión de amenaza”. Esto es, resumidamente, que tiene la pelota en el tercio defensivo rival produciendo situaciones de gol (más detalle sobre los playing styles haciendo click acá), mientras que Boca no se queda atrás y es el segundo en el ranking en este indicador.

Superclásico matriz
River es el equipo con la posesión más agresiva en el fútbol argentino, Boca no se queda atrás.

La diferencia mayor aparece en otro de los indicadores de estilos de juego, el Fast Tempo, que explica con la velocidad que el equipo pasa la pelota en campo rival. Allí River no solo lidera el ranking, sino duplica el promedio de la LPF. Boca, por su parte, aparece en la cuarta posición en este ranking.

+ sobre Playing Styles: Stats Perform Playing Styles – An Introduction

2. ¿Quién será el más efectivo?

Después de un inicio dubitativo (apenas dos goles en seis fechas), Boca recuperó una parte de su contundencia y marcó ocho goles en los siguientes siete partidos. Con Battaglia promedia 13.7 remates por juego (7° en LPF) y 1.27 goles esperados. Además, el domingo pasado Nicolás Orsini, el centro delantero que llegó desde Lanús y que se calzó la 9 en la espalda, anotó su primer gol: hasta entonces había rematado apenas tres veces en sus seis partidos anteriores con la casaca Xeneize, los mismos que en el juego ante Colón donde su tanto le dio los tres puntos a Boca.

xg Boca Battaglia
Boca había marcado solo dos goles en las primeras seis fechas, suma ocho en siete partidos con Battaglia como entrenador.

River es el equipo más goleador del torneo (26 goles en 13 fechas), y presenta números consistentes: es también el que más remata (15.8 por partido) y el de mayor promedio de goles esperados por juego (1.72) en la máxima categoría argentina.

Para alegría de Gallardo y los hinchas millonarios, en los últimos partidos Julián Álvarez demostró por qué se ha hecho habitual su presencia en las convocatorias de Lionel Scaloni con la Selección Argentina: gritó cuatro goles, cedió tres asistencias y creó nueve chances en sus últimas cuatro presencias en la LPF.

xg River
River es actualmente el equipo más goleador y el que más remata en la Liga Profesional de Fútbol.

+ sobre Goles Esperados ¿Qué son los goles esperados (xG)? | The Analyst

3. ¿Qué arquero llega en un mejor momento?

Postergado por Esteban Andrada (hoy en Monterrey), Agustín Rossi se ha consolidado como titular en el arco Xeneize y es uno de los responsables de sostener el rendimiento del equipo en los últimos meses.

Boca, que está invicto en todas las competencias desde la asunción de Battaglia, mantuvo su arco en cero en cinco de sus últimos ocho partidos. Tres de esos fueron empates sin goles donde Rossi fue clave, especialmente en el cruce ante Patronato que le permitió avanzar a las semifinales de la Copa Argentina: allí el arquero contuvo penales y fue vital en la clasificación.

Arquero de equipo grande, Agustín Rossi tiene pocas atajadas por partido (20 en 10PJ). Sin embargo, si se profundiza el análisis a través del abordaje de los xGOT, su performance se redimensiona. Resumidamente, el modelo de goles esperados “al arco” (xGOT) se basa en los tiros históricos entre los tres palos e incluye la xG original del tiro, pero también la ubicación de la zona del arcó por donde la pelota entró. Por ejemplo: da más crédito a los disparos que acaban en las esquinas en comparación con los tiros que van directamente al centro de la portería (recordemos que el xGOT solo toma los remates que van al arco, no los desviados).

xgot Boca Rossi
Agustín Rossi se ha consolidado en el arco xeneize.

De esta manera, cada remate recibe un valor que va de 0 a 100 de acuerdo con la probabilidad que, dadas sus características, termine en gol. De este modo, un remate al centro del arco y fácil para el arquero tiene un valor de xG bajo (0.01) y un remate esquinado y que difícilmente el arquero pueda tapar toma un valor de xGOT alto (0.99).

Un indicador secundario del xGOT, es el “goles prevenidos”, que básicamente es la resta del acumulado del xGOT en el torneo y los goles recibidos. Decimos que el rendimiento del ex guardameta de Defensa y Justica es bueno ya que, aun teniendo en cuenta que Boca no es de los equipos más atacados (6.1 xGOT concedido con Rossi en el arco), tiene un saldo positivo de 2.1 de goles prevenidos.

Del lado Millonario, Franco Armani ha sido un bastión en las gestas históricas de los últimos años de River, e incluso se había adueñado del arco de la Selección Argentina hasta la irrupción del ahora héroe nacional y portero del Aston Villa, Emiliano “Dibu” Martinez. Armani es otro arquero de equipo grande. En un contexto donde a River le llegan relativamente poco en general (9.7 xGOT en contra en sus partidos de titular), su número total de atajadas es similar al de Rossi (22 en 11 partidos) y también cuenta con un saldo favorable de goles prevenidos (+2.5).

xgot River Armani
Franco Armani, una referencia en la portería millonaria.

+ sobre xGOT Introducing Expected Goals on Target (xGOT) – Stats Perform  

4. ¿El primero y el último?

Marcelo Gallardo y Sebastián Battaglia protagonizarán un duelo inédito de entrenadores, con cierta probabilidad de que sea único e irrepetible al menos con uno y otro sentado en el banco de los dos equipos principales del fútbol argentino.

Gallardo, cuya salida es tema de preocupación en River cada vez que una temporada llega a su fin, ha enfrentado a cuatro entrenadores diferentes de Boca y tiene saldo positivo ante la mayoría:

  • Siete partidos ante Rodolfo Arruabarrena: ganó dos en los noventa minutos (y un tercero en el recordado partido suspendido por Libertadores) y perdió dos. Sus triunfos le permitieron eliminar a Boca de las dos máximas competencias continentales de CONMEBOL
  • Nueve ante Guillermo Barros Schelotto, con quien perdió en dos oportunidades (ambas por liga local) y ganó en cuatro incluyendo la final de la Supercopa Argentina y la recordada definición de CONMEBOL Libertadores disputada en el Santiago Bernabéu en 2018.
  • Tres contra Gustavo Alfaro, con un triunfo, un empate y una derrota, pero habiendo eliminado a Boca en las semifinales de la CONMEBOL Libertadores 2019
  • Cuatro frente a Miguel Angel Russo, todos con empates en tiempo regular y dos que culminaron con derrota en los penales (Copa LPF 2021 y la actual edición de la Copa Argentina).
Gallardo Battaglia comparison
El rendimiento de ambos entrenadores en la actual Liga Profesional de Fútbol.

Battaglia, que ha sido una de las figuras dentro del campo de juego en el ciclo más exitoso de la historia del club de la Ribera, disputó 12 partidos oficiales y convirtió dos goles ante River, rival ante quien tiene (siempre como futbolista) un récord positivo de cinco victorias, cuatro empates y tres derrotas.

5. ¿Quién aprovechará mejor la chance?

Juan Román Riquelme (máximo ídolo xeneize, hoy vicepresidente 1ero y responsable del Consejo de Fútbol del club) no se anduvo con vueltas a la hora de hablar sobre las cualidades de Agustín Almendra: “Es un jugador de otra categoría, juega a otra cosa. Él decidirá qué va a hacer con su futuro. SI quiere jugar en la Selección o en Europa, lo va a hacer”.  

El volante lleva algunos años en la Primera División, y si bien ha dejado muestras de su calidad, algunas lesiones y otros vaivenes extra futbolísticos lo han dejado fuera de los partidos claves de Boca en el último tiempo. Sin embargo, en las últimas fechas recuperó la continuidad y viene de ser una de las figuras en el triunfo ante Colón (último campeón del fútbol argentino) liderando a su equipo en las dos fases del juego (fue el futbolista con más recuperaciones -9-, pero también el de más chances creadas -4-). Almendra, cuyo nombre aparece en la libreta de más de un scouter europeo, tendrá la gran chance ante River de mostrarle a toda la hinchada aquello que Riquelme ve en él.

Carrascal Almendra comparison
Carrascal y Almendra ante un partido clave en sus carreras profesionales.

Jorge Carrascal llegó a River con el mote de “Neymar colombiano” y alternó algunas actuaciones descollantes con otras más bien discretas que le hicieron perder terreno en el primer equipo. A pesar de ese contexto, Gallardo confió en él: este año le dio la número 10 que Ignacio Fernández había dejado tras irse a Atlético Mineiro. En los últimos tres partidos apareció una versión interesante del cafetero: marcó dos goles y dio una asistencia. Parece estar rebosante de confianza y afianzado en la titularidad.

“Tratamos de que (Carrascal) no pase mucho tiempo sin entrar en contacto con la pelota” declaró recientemente su compañero de mediocampo, el uruguayo Nicolás De La Cruz. “Es un crack, me encanta, no cualquiera lleva la 10” completa la figura de River, el delantero Matías Suarez (ex Anderlecht belga y considerado uno de los mejores futbolistas de la LPF actual). El apoyo de sus compañeros puede ser la clave para que, como hizo el ahora ídolo Pity Martínez, a partir de buenas actuaciones en el superclásico Carrascal se meta en el corazón de los hinchas millonarios, que estarán en el estadio Monumental para disfrutar de su talento.

Bonus: ¿El partido del año?

Boca viene de eliminar a River dos veces consecutivas en competiciones locales (Copa de la LPF y Copa Argentina), pero ambos partidos estuvieron afectados por condiciones externas: la plaga de contagios de COVID en el Millonario que obligó a presentar un combinado de juveniles en el juego definitorio de la LPF, y la inmediatez de los juegos definitorios de Libertadores que peso en el cruce de la Copa Nacional.

Este domingo no hay excusas. Ambos llegan sin factores ajenos que ensucien la previa. Tienen a disposición gran parte de su plantel (Boca incluso probablemente pueda contar con Eduardo Salvio, ex Benfica, ya de alta de una lesión de ligamentos cruzados que lo mantuvo al margen los últimos siete meses). están fuera de las competencias internacionales y han tenido cierta continuidad en los últimos meses. Todo dado para que el partido por excelencia del fútbol argentino esté a la altura de su historia.


Diseñado por Briggs Clinard.